mgSlide5

Las mejores ciudades del mundo para la gente

“Nada en el mundo es más simple y más barato que hacer ciudades que proporcionen una vida mejor para las personas”

Jan Gehl, consultor en diseño urbano.                      

 

“Nada en el mundo es más simple y más barato que hacer ciudades que proporcionen una vida mejor para las personas”

Jan Gehl, consultor en diseño urbano.                      

 

           

En el transcurso de mi vida he tenido la oportunidad de construir unas 10 casas y una nave industrial con un atractivo edificio de oficinas, estas pequeñas experiencias de arquitecto y constructor me han enriquecido en el proceso de planear, construir y después habitar o utilizar un inmueble. La casa donde vivo, que de acuerdo a la obligada cortesía mexicana es también la casa de mis amables lectores, la comencé a planear hace poco más de 25 años. Era una época en la que visitaba con frecuencia Valle de Bravo en el Estado de México y cuando por ahí andaba me decía: Javier si un día construyes una casa que sea como estas, de tabique aparente y teja sobre techos inclinados, pisos de loseta, cocina de azulejo, con mucha madera y amplios ventanales. Ahí me dieron los datos de un arquitecto joven, maestro del estilo con quien trabajé de la mano, iniciando con bocetos de distribución y de fachadas hasta llegar a los planos definitivos con los que me construyó una maqueta que me dio una idea más precisa de lo que iba a ser la casa de mis sueños.

Recuerdo que, una vez iniciada la obra la visitaba a diario para asegurarme que cada tabique se colocara exactamente de acuerdo a los planos originales, lo mismo aplicaba para las gualdras, rollizos, vigas y tablones de madera, los arcos artesanales de petatillo y los nichos remetidos en las gruesas paredes, ventanas, escalones, pisos, puertas, baños, jardineras, hasta ver al final como se iban coronando los techos con las tejas de barro uniformemente dispuestas, anuncio anhelado del final de la obra y augurio de años dichosos para vivirla, compartirla y disfrutarla.

Existe una gran analogía entre construir una casa y construir ciudad, las ciudades conforman el gran hogar compartido donde todos vivimos, a diferencia de otros Estados, aquí en Guanajuato si tenemos una idea clara de cómo deben ser éstas, entendemos los errores cometidos en los últimos 60 años en donde por privilegiar al transporte en automóvil y seguir un modelo industrial de desarrollo de vivienda hemos creado ciudades monstruosas que se sufren más que se disfrutan. Sabemos con certeza que para darle un rostro más humano a las ciudades es necesario privilegiar a las personas construyendo vivienda dentro de la ciudad y cediéndole generosos espacios en la vía pública a través de banquetas amplias, parques, espacios públicos, calles peatonales, ciclovías, bicis compartidas y transporte masivo digno y eficiente.

Hay muchas acciones “baratas” y simples como la instalación de ciclovías con boyas en las calles de las ciudades o los llamados “parques de bolsillo” que consisten en extender las banquetas rescatando remanentes viales para el disfrute público que podrían dar un impulso inicial y una señal clara en la transformación de nuestras ciudades y barrios.

Es una gran ironía que contando con el único Instituto de Planeación Estatal en el país, que trabaja, propone, y predica en todos los medios a su alcance la manera correcta de hacer ciudades humanas, en la mayoría de las obras que se hacen día con día se siga repitiendo el agotado patrón de privilegio a la movilidad unipersonal en auto. Prueba de esto es que mientras en la Ciudad de México destinaron en el 2012 el 70% de los fondos federales para movilidad al transporte público y tan solo el 10% al automóvil, en León, que es representativo de lo que sucede en el resto del Estado, se le destinó el 88% de estos fondos al automóvil y cero al transporte público*.

Si ubicamos al Iplaneg como el arquitecto que crea los planos para humanizar el espacio urbano y salvamos los obstáculos para poder canalizar los recursos federales, estatales y municipales asegurándonos que el presupuesto destinado a pavimentación y movilidad va de la mano para que cada tabique, cada centavo y todas y cada una de las calles, avenidas, parques y obras que se realicen cada día se hagan exactamente de acuerdo a esos planos, en muy poco tiempo estaremos logrando para Guanajuato lo que Gehl propone para Copenhague: “las mejores ciudades del mundo para la gente”

Gráfico

*Fuente: ITDP México, Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés) con datos de la SHCP.

Sitios de Interés

Suscripción

Al suscibirse, usted recibirá en su correo electrónico los artículos de Javier Hinojosa en cuanto sean publicados.
Esperamos disfrute su suscripción.
Please wait

Diseño y Desarrollo HOT Marketing

© 2014 Todos los Derechos Reservados Javier Hinojosa de León.