mgSlide5

Celaya!

“Esta ciudad es lo que es porque sus ciudadanos son lo que son”.

Platón.

 

 

Para los extraños lo inmediato es asociar el nombre de Celaya con el típico dulce de leche en cajitas de laja de madera, al pasar veloz por la carretera el viajero se limita a ver el nombre en las señalizaciones como un punto de referencia en el viaje: ya pasamos Celaya!. La realidad es que este industrioso y próspero municipio con un centro histórico salpicado de espléndidos templos coloniales, con parques y campos de Golf, con industrias de todo tipo, así como una interesante oferta hotelera y gastronómica, es muchísimo más que esto.

En el corazón del diamante de México, a tan solo 2 horas y media de la Ciudad de México, a una hora de distancia de 3 aeropuertos internacionales, el municipio de Celaya se consolida como el centro de la zona metropolitana Laja-Bajío integrada por 9 municipios: Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, Celaya mismo, Comonfort, Cortazar, Santa Cruz de Juventino Rosas, Tarimoro, Villagrán y Jaral del Progreso, en esta zona conurbada viven cerca de 1 millón de personas ocupando el 11% del territorio del Estado. Esto sin contar los municipios de Salvatierra y San Miguel de Allende que realizan sus principales operaciones comerciales en Celaya.

Por Celaya pasan las carreteras 45 de cuota y 45 federal que comunican al Estado con Querétaro, Edomex y Ciudad de México, la 51 que la comunica con San Luis Potosí, la de 4 carriles hacia Salvatierra rumbo a Morelia y en proceso la nueva carretera concesionada que va directamente de Palmillas hasta Apaseo, acercandola aún más a México al no tocar San Juan del Río ni Querétaro.

Al lado de la nueva Fábrica de Honda que se inaugura el próximo viernes se desarrollará un importante Parque Multimodal para el transporte combinado terrestre y ferroviario.

Las dos líneas ferroviarias: Kansas City y Ferromex se cruzan en el corazón de la ciudad y en breve estarán dejando toda la zona que ocupan las vías para que el Estado decida su destino creando una oportunidad única, será desde luego necesario resistir la inevitable tentación de fragmentar la ciudad construyendo en ellos más bulevares para autos para en cambio utilizar estos espacios como parques lineales con movilidad peatonal, ciclista y de transporte público de calidad que integren a la ciudad en un contexto más humano.

Su cercanía, que linda en conurbación con el floreciente Querétaro que es considerado como una de las ciudades de más alto nivel de vida de México y Latinoamérica, abre grandes oportunidades para toda la zona.

Dentro del centro histórico se encuentra el parque Xochipilli que en conjunto con la moderna zona comercial, la unidad deportiva y el auditorio municipaluntitled 100 conforman una zona que, de embellecerse e integrarse adecuadamente constituiría un amplio y variado espacio público que bien podría convertirse en un destino obligado en el Estado.

Con una flotilla de cerca de 600 camiones del mismo transporte público de pésima calidad que impera en el Estado, Celaya presenta una oportunidad de oro para reordenar las rutas, modernizar y dignificar los paraderos, organizar a los concesionarios bajo una sola coordinadora que privilegie el pago por kilómetro recorrido y no por pasaje y que permita al usuario el pago con tarjeta por el uso de la red y no por viaje, convirtiéndose en referente nacional de lo que puede y debe ser un transporte digno y eficiente.

Con una zona urbana compacta y sin pendientes, Celaya también presenta una gran oportunidad para masificar el transporte en bicicleta otrora floreciente, de tan solo proporcionarle al ciclista espacios mínimos seguros en las calles que los protejan del peligro que implica la despiadada invasión de los autos.

Es momento de que peatones, ciclistas, usuarios del transporte público, concesionarios, empresarios, gobierno, organizaciones civiles y en general todos aquellos que aman esta ciudad sumen sus voluntades en torno a un alcalde decidido a hacer de Celaya una ciudad más humana.

Ha llegado la hora para que esta zona metropolitana eche mano de todas sus fortalezas y tome el lugar que le corresponde para que en breve la exclamación del viajero cambie de: Ya pasamos Celaya! a una nueva expresión de júbilo de quien ha encontrado un destino: Ya llegamos a Celaya!

Sitios de Interés

Suscripción

Al suscibirse, usted recibirá en su correo electrónico los artículos de Javier Hinojosa en cuanto sean publicados.
Esperamos disfrute su suscripción.
Please wait

Diseño y Desarrollo HOT Marketing

© 2014 Todos los Derechos Reservados Javier Hinojosa de León.