mgSlide5

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/javierhinojosa/public_html/templates/gk_bluap/lib/framework/helper.layout.php on line 117

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/javierhinojosa/public_html/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

Nuestra Tierra en peligro de convertirse en desierto

“La desertificación es un fenómeno que se encuentra entre los mayores desafíos ambientales de nuestro tiempo. Sin embargo, la mayoría de la gente no ha oído hablar de él o no lo entiende.”

Comunicado de la Organización de las Naciones Unidas

 

Con lo ocupados que hemos estado esta semana con los festejos y apapachos derivados del día del padre, es muy probable que para la mayoría de nosotros haya pasado desapercibido el pasado miércoles 17 de Junio, día en el que desde 1994, se celebra el Día Internacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, decretado por la ONU con el fin de fomentar la conciencia pública sobre el tema.

Se considera desertificación a la degradación persistente de los ecosistemas de tierras áridas por el cambio climático y por las actividades humanas en forma de agricultura intensiva e insostenible, minería, pastoreo excesivo, incendios forestales naturales y provocados y la tala inmoderada de árboles y plantas. Al no haber raíces que mantengan la tierra unida, la tierra vegetal queda desprotegida permitiendo que la erosión del agua y del viento se la lleven dejando atrás una mezcla altamente estéril de polvo y arena.

Para entrar en materia y sin ánimo de deprimirlos, les comparto algunos datos que están como para ponernos a reflexionar:

Como producto de las sequías y la desertificación, cada año se pierden en el mundo 12 millones de hectáreas de bosques (23 hectáreas cada minuto!) y se estima que, en el mismo lapso desaparecen 24 mil millones de toneladas de suelo fértil, quizás nuestro recurso renovable más preciado, ya que la tierra sigue siendo el origen principal de nuestros alimentos.

Poco más de la mitad de toda la tierra dedicada a la agricultura está moderada o gravemente afectada por la degradación del suelo, degradación que afecta a mil quinientos millones de seres globalmente y pone en peligro la biodiversidad de la que se estima una pérdida de 27,000 especies cada año.

Como legado de este infortunado proceso se han venido acumulando en el mundo seis millones de km2 de tierras áridas (¡equivalente a 3 veces la superficie total de nuestro país!) donde antes habían bosques y suelo fértil, haciendo aún más pobres a los pobres y obligándolos a migrar a las ciudades por millones.

Aquí en Guanajuato, más del 64% de la superficie del estado presenta algún nivel de degradación. De los 18 municipios que tienen unidades de producción dedicadas al cultivo de riego, tan sólo el 9% cuenta con sistemas actualizados como la aspersión, microaspersión o goteo, mientras que el 80% mantiene su producción agrícola con canales de tierra y recubiertos, lo que nos da una idea de lo poco que hemos hecho para fomentar e implementar tecnologías de riego sustentables e innovadoras.

¿Qué podemos hacer nosotros para paliar este funesto fenómeno?

Desde luego está la gestión del agua - el ahorro en nuestras casas, la reutilización de las aguas tratadas, la recolección del agua de lluvia, la desalinización o uso directo del agua de mar para la flora de agua salada.

La tecnificación del riego pasando de rodado en canales a riego por goteo, empezando con sistemas simples y económicos con cinta de riego.

La fijación al suelo mediante el uso de cercas de arena, cinturones de protección, arboledas y cortavientos.

El enriquecimiento e hiper-fertilización del suelo a través de la adecuada rotación de cultivos.

El cambio del arcaico y extendido sistema de arar la tierra “volteándola” lo que ocasiona deterioro de la capa vegetal al exponerla a la intemperie y la erosión, por el de “roturarla sin voltearla” en donde se consigue la aireación sin desprotegerla.

La reforestación y la regeneración de árboles a través de la Regeneración Natural Asistida (RNA), procedimiento incentivado y pagado por las mismas grandes empresas contaminantes en el mundo atendiendo el protocolo e Kioto, que le permiten a cualquiera hacer negocio promoviendo la siembra, cultivo y crecimiento de árboles y flora nativa en áreas deforestadas a la vez que se podan selectivamente brotes de arbustos que compiten por el entorno y que se utilizan como abono para acolchar los campos aumentando la retención de agua del suelo y la reducción de la evaporación.

Irónicamente, mientras la tierra se degrada de manera vertiginosa, nosotros tiramos mezcladas con todo tipo de basura, millones de toneladas de residuos orgánicos, en lugar de aprovecharlos para generar composta y regresar tierra enriquecida a las áreas desertificadas.

Cuando me siento frustrado, triste e impotente a la luz de toda esta salvaje depredación, pensando que quizás como humanidad, no estamos capacitados ni preparados para asumir la responsabilidad que implica vivir y administrar un entorno tan frágil y delicadamente equilibrado como lo es nuestro otrora limpio y paradisíaco planeta, recuerdo la respuesta de un filósofo oriental a la pregunta sobre el futuro infeliz y desolado al que nos están llevando las poderosas y destructivas tecnologías y hábitos del hombre moderno: “Ese mismo gran poder que tiene el hombre y que utiliza para destruir, es el mismo que puede utilizar de manera creativa e igualmente poderosa para enmendar sus yerros y revertir sus efectos”.


Sitios de Interés

Suscripción

Al suscibirse, usted recibirá en su correo electrónico los artículos de Javier Hinojosa en cuanto sean publicados.
Esperamos disfrute su suscripción.
Please wait

Diseño y Desarrollo HOT Marketing

© 2014 Todos los Derechos Reservados Javier Hinojosa de León.