mgSlide5

¿Porqué ya no hay tranvías?

Tranvía en México DF Tranvía en México DF Joseph Testagrose

“Durante años pensé que lo que era bueno para General Motors era bueno para nuestro país y viceversa.”

Charles E. Wilson, Exdirector de GM y Secretario de defensa de Estados Unidos.

 

En la era pre-automóvil en Estados Unidos, el transporte ferroviario eléctrico interurbano era la única manera de conectar las zonas suburbanas y extra urbanas periféricas con las ciudades.

Entre 1936 y 1950, National City Lines y Pacific City Lines, con una inversión de GM, Firestone, la Standard Oil de California, Phillips Petroleum y Mack Trucks, compraron los más de 100 sistemas de tranvías eléctricos en 45 ciudades del vecino país, para deliberadamente destruirlos y convertirlos en servicio de autobuses. Este programa tuvo un papel clave en la disminución del transporte público y fue parte de una estrategia más amplia para empujar a Estados Unidos a la dependencia del automóvil.

Para 1945, la Pacific Electric era la mayor operadora de servicio de pasajeros interurbano en el mundo, con 2,160 tranvías eléctricos moviéndose diariamente en más de 1,600 km de vías férreas corriendo a destinos de todo el sur de California. Se trataba de un negocio redondo en el que a los ingresos del transporte se sumaban ingresos aún mayores por los grandes desarrollos inmobiliarios que manejaba la misma empresa y que se fueron dando en torno a esta estupenda red de movilidad.

Hay que tomar en cuenta que el montaje de las redes ferroviarias para trenes y tranvías corría por parte de las empresas privadas, mientras que la construcción de las carreteras para autos y autobuses la hacía el gobierno, este implícito y generoso subsidio hizo que resultara mucho más barato abrir líneas de autobuses en donde solo había que invertir en el autobús, que de trenes o tranvías en donde tenían que cargar con el abultado costo de la construcción de la infraestructura, este factor resultó decisivo en este proceso progresivo e irreversible de sustitución de tranvías por autobuses.

                                chatarra

                                                 Tranvías de la línea Pacific Electric Railway esperando su destrucción

Las vías de Pacific Electric siguieron proporcionando transporte masivo eficiente hasta que las líneas se fueron cerrando y el derecho de vía lo fueron convirtiendo en carriles adicionales para ampliar las autopistas y reducir los congestionamientos automovilísticos de las carreteras californianas que eran y son las más transitadas del mundo.

De la mano de esta estrategia surgió la del crecimiento en suburbios alejados de los centros de ciudad y la desarticulación de las ciudades separándolas en distritos de vivienda, industria, comercio, educación y recreo exacerbando aún más la dependencia en el transporte automotor.

México por su parte, como buen imitador de los vecinos del norte, ha seguido una historia similar adoptando con el mismo entusiasmo esta criminal cultura de priorizar el transporte en automóvil sobre el transporte público en su triste versión tercermundista sin gozar de las pingües ganancias de aquellos. La eficiente y lucrativa puesta en práctica de esta siniestra e irresponsable maniobra basada en la voracidad de grandes corporativos ha generado en estos 60 años efectos colaterales terribles en el medio ambiente que se han traducido en calentamiento global, contaminación, destrucción de áreas naturales, extinción masiva de especies y sobre todo en el absurdo de contar con un mayor progreso pero con una cada vez menor calidad de vida.

Es tiempo de regresar al sentido común y revertir esta práctica nociva, es tiempo de distanciarnos de esta apuesta ajena e insostenible por el automóvil que a nosotros no nos representa beneficio alguno. 

La realidad es que lo que es bueno para General Motors y las compañías petroleras no necesariamente ha resultado bueno para nosotros.

Sitios de Interés

Suscripción

Al suscibirse, usted recibirá en su correo electrónico los artículos de Javier Hinojosa en cuanto sean publicados.
Esperamos disfrute su suscripción.
Please wait

Diseño y Desarrollo HOT Marketing

© 2014 Todos los Derechos Reservados Javier Hinojosa de León.