mgSlide5

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/javierhinojosa/public_html/templates/gk_bluap/lib/framework/helper.layout.php on line 117

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/javierhinojosa/public_html/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

Si lo hiciéramos...

Cuentan que una vez un granjero en el camino se encontró con un maltrecho aguilucho recién salido del cascarón, lo recogió y lo dejó en el corral junto con sus polluelos, el aguilucho creció y vivió como sus hermanos pollos. En cierta ocasión vio volar majestuosamente por los cielos a un águila real y, bajando la vista se dijo: cómo me gustaría volar como esa magnífica ave, lástima que yo sea tan sólo un pollo”

Fábula anónima

Hace tiempo me enteré de un estudio que se hizo con niños a nivel mundial, la idea era encontrar las características que tenían en común aquellos niños de un país que explicara el éxito o fracaso del mismo en el concierto de las naciones, habilidades lectoras y de comprensión, aptitudes matemáticas y de razonamiento lógico, hábitos alimenticios, etcétera. De los resultados que se obtuvieron el que más me sorprendió fue el de los niños norteamericanos, encontraron que no había nada significativo en la generalidad de las pruebas, ya que en la mayoría de ellas salieron a media tabla, y otras aún por debajo de muchos otros países, sin embargo hubo una en la que sobresalieron muy por encima de todos los demás niños sin dejar lugar a dudas: la autoestima, esa gran seguridad que los gringos tienen en sí mismos, ese orgullo de pertenecer a su nación, esa forma autosuficiente que a veces raya en lo insolente y se traduce en osadía, esa audacia que los sigue poniendo como los ganadores a la cabeza del mundo.

En México, por desgracia, contamos con una secular historia de sumisión: el dominio azteca, la colonia, y aún como nación independiente, a la fecha no ha habido sino una sucesión de clases dominantes que se han encumbrado de diferentes maneras, el resentimiento popular en lugar de canalizarse en formas de superación se ha liberado en diversas etapas de nuestra historia en los arrebatos violentos del México bronco incluyendo la reinante y brutal expresión del narco de hoy en día. La realidad es que la mitad de los mayores de 15 años en México se encuentran en rezago educativo con una gran cantidad de ellos que no llegaron siquiera a la secundaria. 

Si nuestros niños asisten a escuelas deterioradas y mal equipadas, en donde todavía el maestro habla y dicta mientras el alumno obedece, escucha y escribe. Donde los niños más sobresalientes son una molestia permanente para el maestro y en consecuencia son achicados y limitados. No es sorpresa que nuestro sistema produzca niños sumisos e inseguros que, muchas veces por falta de cultura y educación se convierten en padres extremadamente jóvenes y extremadamente incompetentes que procrean más mexicanos pobres, sumisos e inseguros.

Si dedicáramos un poco de los cientos de millones de pesos del presupuesto que se emplean en la construcción de vialidades en construir y equipar escuelas de primer mundo.

Si los padres de familia sacrificaran un poco la tele y les dedicaran más tiempo a sus hijos.

Si los empresarios abriéramos las puertas de nuestras empresas para la alfabetización y el seguimiento de secundaria y prepa de nuestros trabajadores rezagados.

Si los estudiantes estuvieran dispuestos a donar su tiempo de servicio social para apoyar a los niños de primaria y secundaria de las zonas marginadas, sobre todo en sexto de primaria y tercero de secundaria que es donde más desertan.

Si los maestros tuvieran la disposición de cambiar el agotado y obsoleto esquema actual de dar clases por otro en donde los niños participen y piensen más y copien y memoricen menos.

Si los sindicatos estuvieran dispuestos a cambiar su misión no escrita que ahora se reduce a proteger laboralmente a los maestros por una misión de más aliento que consista en proporcionar los mejores maestros a las escuelas.

Si los alumnos estuvieran dispuestos a pagar el sacrificio que implica estudiar y sacar adelante una carrera.

Entonces estaríamos forjando un México exitoso con la garra que han mostrado los muchos mexicanos excepcionales que han volado en las alturas del arte, la ciencia, el deporte y la empresa.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Sitios de Interés

Suscripción

Al suscibirse, usted recibirá en su correo electrónico los artículos de Javier Hinojosa en cuanto sean publicados.
Esperamos disfrute su suscripción.
Please wait

Diseño y Desarrollo HOT Marketing

© 2014 Todos los Derechos Reservados Javier Hinojosa de León.